Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
January 29 January 31
30 January 2020
Title Time Description
¡Siempre quise ser diferente! ¡Siempre quise ser diferente!
Jesús O.
Área Oaxaca Mixteca

Todo inició cuando tenía 12 o 13 años de edad, traía la ilusión de encontrar una forma de vida diferente; hijo de padre alcohólico. No pensaba que algún día llegaría a sufrir esa terrible enfermedad.

Sin embargo todo estaba listo, predispuesto y preparado muy en el fondo de mí para vivir esta experiencia. Hoy lo entiendo así, ¿qué era esa sensación que agobiaba mi corazón, esa frustración que me paralizaba sin razón? Hoy sé que mi problema no era el alcohol, sino mi personalidad y mi carácter, una serie de complejos, traumas y tabús no me dejaban vivir. Descubrirlos me ha costado mucho sacrificio, sufrimiento y sobre todo una vida ingobernable con el alcohol.

Siempre quise ser diferente y no pude, sólo perderme en la bebida y justificarme. Aceptar que era alcohólico fue mi mayor acierto, gracias a ello pude ver que la diferencia estriba no en lo que tienes, en lo que puedes hacer muy bien o sabes hacer bien. La diferencia está en qué tanto te respetas, te amas y sobre todo que tan honesto eres contigo mismo. Ser fiel a mis principios es lo único que me hace diferente.

Gracias a mi Poder Superior he fortalecido mi autoestima y estoy rescatando mi dignidad y gracias a mi grupo puedo tener un espacio dónde encontrarla. No quiero dejar de agradecer a Alcohólicos Anónimos como un todo, me ha permitido recuperarme de esta enfermedad y me ha enseñado a ser útil y feliz.
Vida sin alcohol Vida sin alcohol
Crispín V.
Área Veracruz Tres

Soy el cuarto hijo de 9, crecí con dificultades, había para comer y medio vestirse, dormía en una cama de lámina. Mi vida de pequeño fue de puros golpes, lo que me orilló a beber.

En la secundaria conocí el alcohol en las reuniones y bailes del pueblo, empecé a ganar dinero como obrero cuando no iba a la escuela y ganaba lo suficiente para andar con los amigos del barrio.

Conocí a mi primera novia que sólo estuvo jugando conmigo y eso me hundió más en el alcoholismo. No terminé la prepa y un cuñado me informó acerca de entrar a la milicia, con mi trabajo junté lo necesario para trasladarme a la ciudad de Veracruz para enfilarme a la Armada de México como marino; entré el 1 de octubre de 1981. Al principio, como hijo agradecido, mandaba dinero a mi madre, pero conforme avanzaba mi alcoholismo ya no lo hice. Mi carrera sólo duró 6 años y me dieron de baja en Matamoros, Tamaulipas, por mal elemento.

Regresé a Veracruz a mendigar trabajo de un lado para otro, hasta que por azares del destino, me informaron de un grupo de Alcohólicos Anónimos que se estaba formando en la colonia Obrera, de Motzorongo, mi pueblo.

Me estoy quedando hasta hoy y no me tengo ganas de salirme por nada del mundo; muera quien muera, siempre estaré agradecido por esta vida sin alcohol.

Plenitud Digital AA ...