Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
January 31 February 2
1 February 2020
Title Time Description
Vivir la emoción de participar Vivir la emoción de participar
Octavio M.
Área DF Centro

Cuando me inicié en Alcohólicos Anónimos nunca pensé en dejar el grupo en el cual milito hasta el día de hoy, me era más cómodo servir dentro del mismo sin tener que ver con los servicios exteriores en el distrito y área. Con un poco de miedo tomé el servicio de literatura, sin tener en mente la experiencia que estaba a punto de vivir; es un día a la semana, bueno qué pierdo si no asisto a mi grupo, la verdad empecé a ver que fui el más beneficiado.

Al primer año de mi periodo, el representante de mi grupo renunció al servicio, temía un poco sustituirlo porque oía que demandaba mucha responsabilidad; a pesar de esto tenía experiencia en el campo de acción, pero no como responsable. Se eligió otro servidor en el grupo y me eligieron como interino.

Cuando se cumplieron 6 meses de servicio, ya tenía contemplado renunciar al de literatura para ser propietario; y así fue, en enero me propuse y me escogieron.

Luego, no imaginé que me darían el servicio como miembro del comité y vivir esa emoción de participar en la electiva de nuevos servidores. Esta experiencia me ha dado nuevas expectativas, tanto para mi vida personal y en el servicio dentro de Alcohólicos Anónimos y que éste me iba a llevar a depender más de mi Poder Superior, la formación de mi carácter y a perder el miedo a lo desconocido.

Además, tomé la mejor decisión para seguir fortaleciendo mi sobriedad y meditar más acerca de que la fe sin obras es letra muerta y que puedo liberarme de mi egoísmo.
Apegándome al programa Apegándome al programa
Eduardo P.
Área México Oriente Uno

Tenía muchos prejuicios acerca de Alcohólicos Anónimos, no sentía ánimo para acercarme a un grupo, pensaba que no era para mí, que yo podía beber moderadamente, pero con el tiempo me di cuenta de que no era capaz de controlarme y empecé a tener muchos problemas en mi familia y en los trabajos; muchas veces me despedían por mi falta de responsabilidad.

Sentía que la gente no me entendía, mi padre fue un alcohólico en potencia y yo quería seguir su ejemplo. Cuando encontré una pareja pensé que era lo que me hacía falta para vivir de una mejor manera, pero volví a beber, quería seguir con los amigos de parranda, sin darme cuenta estaba progresando cada día más en mi alcoholismo.

Gracias al padrino que me pasó el mensaje me acerqué al grupo y el recibimiento que me dieron los compañeros fue muy agradable, me sentí en confianza y me empecé a apegar al servicio, que fue muy importante para mi recuperación; ahí me di cuenta de que debía poner en práctica mi tolerancia y escuchar experiencias de los compañeros, me sirvió para darme cuenta de que el alcoholismo es una enfermedad progresiva y que lo que hago ahora es detenerla y seguir en mis juntas apegándome a esas herramientas que tiene el programa.

No he vuelto a beber y doy gracias a ese Poder Superior por enseñarme el camino a una vida útil y feliz.

Plenitud Digital AA ...