Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
February 12 February 14
13 February 2020
Title Time Description
Me estoy dando la oportunidad Me estoy dando la oportunidad
Luis R.
Área Jalisco Centro

Mi permanencia en el grupo ha sido muy difícil, ya que soy una persona racionalista y me cuesta trabajo creer en un Poder Superior.

Irónicamente, siempre he dependido de personas para salir adelante, pero el problema en sí es que nunca me sido autosuficiente, y aquí en el grupo me he aferrado en creer en un Poder Superior, en sentirlo, lo que ha hecho que cosas superficiales calmen mis ansias de sentirme solo, pues la soledad ha sido el camino a mi fondo de sufrimiento, ahogado en alcohol y drogas.

He perdido a mi familia y a mis amigos, pero del mismo modo, poco a poco he recuperado también lo que perdí; esos destellos de luz hacen que mi estancia en Alcohólicos Anónimos sea un poco más amena.

“Servir para vivir” es una frase que nunca he querido practicar; sin embargo, los hechos son los que ahora hablan por mí, y mis pensamientos son los que trato de dejar a un lado.

Cuando estoy sumergido en un problema pequeño o fuerte, no sé afrontarlo pues me llega el miedo, la impotencia, el enojo. Hoy basta salirme de mi problema y verlo desde un punto de vista externo. Aquí, en Alcohólicos Anónimos, he aprendido a conocer gente que piensa y siente lo mismo que yo, y eso es reconfortante, pues sé que no soy el único que vive o afronta problemas.

Al principio cuesta mucho trabajo hablar de uno mismo, hacer un inventario duele; pero de lo que estoy seguro es que si te das la oportunidad de escuchar, tendrás la oportunidad de crecer. Por eso, estoy agradecido.
Mi refugio y lugar seguro Mi refugio y lugar seguro
Eduardo R.
Área Baja California Norte Uno

En el último día que ingerí alcohol, me arrestaron en un pueblo de Estados Unidos y me trasladaron a la cárcel del lugar. Después del primer mes de mi encierro y de haber salido de las temblorinas y la sudoración, recordé que tenía 3 hijos pequeños.

Era 1994 y le escribí a mi esposa después de casi 2 años de haber perdido contacto con ella. Le pedí que me mandara algunas fotos y la sorpresa que me dio mi suegra en su carta fue que mi esposa tenía 3 meses en coma por una sobredosis.

No me desplomé porque estaba sentado, pero sentí que me zumbaba la cabeza. Fue la primera vez que pensé en dejar de beber y en ese proceso de sentencia, un compañero me invitó a una reunión de Alcohólicos Anónimos dentro de la prisión. Ahí, me di cuenta de que era el lugar que necesitaba.

Hasta la fecha no he vuelto a hacer contacto con el alcohol y me mantengo en mi grupo base, haciendo servicio. Hoy, tengo la certeza de que estoy en puerto seguro.

Plenitud Digital AA ...