Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
February 24 February 26
25 February 2020
Title Time Description
Siempre dispuesto Siempre dispuesto
Luis Manuel E.
Área Yucatán Dos

Llegué al grupo en marzo del 2001, después de más de 10 recaídas en un periodo de 10 años, por lo que tuve tomar un servicio, ya que me daba miedo volver a beber.

Con el paso de los años, fui dándome cuenta de que el servicio es un derecho y no una obligación, y cuando se hace para resaltar el ego no funciona. Hoy puedo decir que gracias al servicio me quedé en el programa y terminé mi carrera profesional, la cual, estoy ejerciendo. Pude dejar de fumar, aplicando los principios de Alcohólicos Anónimos, y siento que mis defectos, día a día, están siendo controlados.

El servicio me ha enseñado a ser desprendido. Sufrí por problemas económicos, pero hoy siento que me es más fácil desprenderme de tiempo, dinero y esfuerzo, pues Dios me lo recompensa.

Tengo un hijo que tiene problemas de alcoholismo, pero gracias a la fortaleza que el programa me ha dado, ya no sufro por él, al contrario; procuro estar en disposición para ayudarlo cuando él me necesite.

Éste es el objetivo de Alcohólicos Anónimos. Cuando alguien extienda su mano pidiendo ayuda, quiero que mi mano siempre esté ahí, y por eso procuro ser responsable.
Aprendiendo sólo por hoy Aprendiendo sólo por hoy
Jesús C.
Área Guerrero Sur

Mi primera borrachera fue por curiosidad e ignorancia, pues un grupo de compañeros decía que se sentía muy bien. El primer trago marcó el inicio de una carrera alcohólica de más de 20 años.

Hoy a tantos años de haber vivido eso, reconozco que mi decisión no fue correcta, pero supongo que por la fuerza de la juventud creí que eso estaba bien, adquirir un vicio por recomendación de lo mayores y muchas veces bajo la aprobación de la sociedad, un vicio que años mas tarde supe era una enfermedad incurable, progresiva y mortal, que creció cobijada bajo mis resentimientos, mis frustraciones, mi ego y mi terrible sentimiento de inferioridad.

En mi grupo de Alcohólicos Anónimos descubrí que hay una solución, que tengo la oportunidad para decidir lo que debo hacer, que las experiencias que me comparten los compañeros me sirven para tratar de ser una mejor versión de lo que he sido. Hoy he cambiado el alcohol por las sonrisas de mis hijos y la tranquilidad de mi esposa.

Agradezco a Dios, como yo lo concibo, por ayudarme a ver la vida desde una perspectiva más sana y que ninguno es tan bueno solo como todos juntos, aún hay mucho por hacer y mucho por aprender, viviendo… sólo por hoy.

Plenitud Digital AA ...