Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
February 4 February 6
5 February 2020
Title Time Description
Mi padre me dio la respuesta Mi padre me dio la respuesta
Jorge A.
Área Durango

Mi carrera alcohólica llego a ser desesperante y abrumadora. Al llegar a Alcohólicos Anónimos y escuchar abiertamente de sus problemas y actos de mal juicio me sugerían cómo sobrellevarlos. Hoy, cuando un compañero platica de esos males, me hace recordar que yo también los padezco y que tengo la oportunidad de detectar, admitir y corregir a través de la acción y el apadrinamiento; así conservo mi sobriedad.

Me gusta el servicio y desde un principio me ha gustado leer la revista, porque con las experiencias de mis compañeros he encontrado la fórmula para despejar el humo que nubla las vivencias y actos de mal juicio y descubro compañeros que, aun lejos geográficamente, estamos conectados por el dolor y la esperanza. Es motivador hacer puente con alguien, porque abre mi mente al entendimiento y a tener la confianza que a donde yo vaya hay gente como yo, luchando día con día por esa sobriedad anhelada.

Pasaron algunos años antes de mi llegada al grupo y muchas tragedias pasé, la muerte de mi madre y después, de mi padre. Él no dejó de hacerme llegar ocasionalmente esa revista hasta el día en que murió. Yo la leía de vez en cuando, aun en actividad alcohólica y me preguntaba: “¿será cierto lo que platican?”. Por fin, un día de agosto, tuve la oportunidad de empezar a vivir esto y hoy digo: “sí, es verdad”.

Esa es la respuesta que me dio el viejo a esas dudas: “haz que llegue a otros como tú, ¡siembra la esperanza en ellos como lo hicieron contigo!”. Y eso es lo que hago, un día a la vez.
Practicando la humildad Practicando la humildad
José Luis
Área Veracruz Uno

Llegue al grupo a los 44 años de edad dejando tras de mí una historia de frustraciones, fracasos y anhelos que creí perdidos y, como muchos de mis compañeros, pensé que con sólo dejar de beber mis problemas se iban a solucionar; sin embargo, no fue así y me encontré con el hecho de que para lograr esa vida útil y feliz, que promete el programa, tenía que estar dispuesto a cambiar.

Fue sorpresa para mí descubrir que era un egocéntrico, yo que en el colmo de la humildad tomaba de la misma botella de los bebedores que frecuentaba; sin embargo, me di cuenta de que la verdadera humildad en Alcohólicos Anónimos va un poco mas allá de lo que yo consideraba en ese entonces.

El día de hoy sé que la humildad es necesaria para mantener mi sobriedad y también para entender el verdadero significado de “amarás a tu prójimo como a ti mismo”, que para mí ha sido fundamental para pasar el mensaje al alcohólico que aún sufre por esta enfermedad, en cualquier escenario: de persona a persona, como grupo o a través de un comité.

El día de hoy se que Alcohólicos Anónimos no es un grupo de desahuciados cuya marca es el dolor y el fracaso; es una Comunidad feliz que aspira únicamente a depender de un Poder Superior, que es nuestro gobierno, y que lo único que debo hacer es seguir alimentándome espiritualmente a través de la práctica del programa; pues el único objetivo que tenemos es la transmisión del mensaje de salud, vida y esperanza.

Plenitud Digital AA ...