Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
February 6 February 8
7 February 2020
Title Time Description
No se necesitan títulos para servir No se necesitan títulos para servir
Genaro M.
Área Oaxaca Mixteca

Cuando bebía era una persona sin oficio ni beneficio. Pero gracias a Dios llegué el 11 de marzo de 1997 a Alcohólicos Anónimos y mis compañeros se fueron encargando con paciencia y tolerancia hasta hacer de mí una persona de bien.

Recuerdo a mi padrino de todas las noches me decía: “algún día vas a devolver la dádiva que hoy se te está dando, sirviendo”, pero yo le manifestaba: “nunca he servido para nada, además no tengo conocimiento ni dinero para servir”. Él me sugirió que lo hiciera y que no se necesita tener conocimiento ni mucho dinero para servir, sólo tener la buena voluntad para hacerlo, ya que Dios se encarga de darnos las herramientas para cumplir con su misión, además me decía que el que sirve no vuelve a beber y así me inicié en el servicio.

Pero cuáles han sido los beneficios por servirle al Poder Superior: no beber desde que llegué a Alcohólicos Anónimos; recuperé a mi familia; salud; tranquilidad; fortaleza para poder encarar las vicisitudes de la vida; conocimiento de mi enfermedad y de los principios del programa; conocer a otros compañeros, otros lugares y, sobre todo, conocerme más a mí mismo y darme cuenta de que hoy sí sirvo para algo.

Para servir no se necesita tener títulos, cuentas en el banco, un buen carro, etcétera; sólo gratitud y la buena voluntad para hacerlo. Compañeros, los invito a que nos unamos en el servicio, ya que mucha gente se está muriendo por el alcohol. Demos desinteresadamente lo que se nos ha dado.
Lucha por lo que te queda Lucha por lo que te queda
Bulmaro B.
Área Oaxaca Centro

Nací en el grupo La Búsqueda el 29 de julio de 2008, y llegué porque mi familia ya no me soportaba por mi manera de beber, pues muchos años antes de que me diera cuenta había perdido el control, a tal grado de perder mi primera carrera profesional, a mis 23 años no tenía nada por qué luchar.

Esa noche vi a puro señor en el grupo y muchos eran conocidos, debido a que vivo en una población donde todos nos conocemos, realmente me dio un poco de vergüenza estar con ellos, porque era el único joven. Los compañeros pasaron a darme información a mí y a mi hermano, que tenía 17 años. Empecé a escuchar y a sentir algo que nunca había sentido antes, los alcohólicos me hablaron con la verdad, pero subió un compañero de mucho tiempo en la Comunidad que me dijo algo que esa noche se me quedó grabado hasta el día de hoy: “no llores por lo que perdiste, lucha por lo que te queda, estás joven y puedes hacer mucho aquí y donde quieras”. Desde ese día hasta hoy, no he consumido una sola gota de alcohol.

Después de mi primer aniversario tuve la oportunidad, junto con otros compañeros jóvenes, de formar el primer grupo de jóvenes en una comunidad en el que actualmente milito. No soy el único joven en Alcohólicos Anónimos en mi pueblo; en mi grupo sesionamos aproximadamente 18 compañeros y algunas compañeras. Al principio tuve miedo de dejar a los viejos, pero mi padrino me dijo que luchara contra eso. Estoy tratando de apegarme al programa lo más que puedo y tengo servicio.

A todos los jóvenes les puedo decir que le hice caso a mi padrino y hoy lucho, estoy empezando a mis 26 años una nueva carrera y vivo con mi familia, gracias a Alcohólicos Anónimos y a Dios, como yo lo concibo.

Plenitud Digital AA ...