Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
March 16 March 18
17 March 2020
Title Time Description
Pásale, aquí está tu silla Pásale, aquí está tu silla
Juan M.
Área Guanajuato Norte

Llegué al grupo el 16 de enero de 1988, con mi esposa empujándome por la espalda y jalándome de la mano. Esperaba yo que el local estuviese cerrado pero para mi suerte ya estaban como 5 compañeros en el interior; uno de ellos me dijo: “pásale, aquí está tu silla”.

Esa frase me sorprendió mucho y creo que por eso me animé a entrar, aparte que ya estaba sufriendo mucho por mis crudas de los últimos 5 años, y pensando que sólo estaría en el grupo unos 3 meses en lo que lograba recuperarme físicamente para después inventar un pretexto para dejar de asistir.

Pero algo pasó y la junta se desarrolló hasta el final, momento en el que pregunté cuándo sería la siguiente. Me había gustado la dinámica y quería saber qué debía hacer para seguir asistiendo. “Hay que practicar un programa”, me dijo un compañero. Con cierto temor empecé a leer y poco a poco fui entendiendo lo que debía hacer.

Al cabo de 2 años hice mi Cuarto Paso y el Quinto, y ahí me di cuenta del por qué de mi alcoholismo. Había nacido en una familia de 3 hermanas y yo era el único hijo varón. Me sobreprotegieron tanto ellas y mi madre porque a mi padre no lo conocí.

Mis compañeros me tuvieron mucha paciencia y esperaron el tiempo suficiente para motivarme a desempeñar un servicio en el grupo, y luego en el distrito.
Recuperando la confianza Recuperando la confianza
David S.
Área Campeche

Empecé a tomar desde los 25 años de edad. Vengo de una familia de 8 hermanos, me casé a los 18 y hoy tengo 3 hijos.

Mi problema comenzó cuando, con ayuda de mis suegros, logré convertirme en un taxista, y en este oficio las tentaciones están a la orden del día. No falta quien se dice ser tu amigo, te invite una cerveza y uno se siga sin poderse detener. Comenzaron los problemas familiares y más cuando empecé a mezclar el alcohol con otras cosas. Perdí la confianza de mi esposa y de mis suegros.

Pero hubo un amigo que me invitó al grupo de Alcohólicos Anónimos. Llegué muy mal pero me di cuenta de que ahí estaba todo lo que buscaba. Poco a poco voy sintiéndome mejor y voy recuperando la confianza de mis seres queridos.

Plenitud Digital AA ...