Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
March 1 March 3
2 March 2020
Title Time Description
Una mejor vida Una mejor vida
Emanuel M.
Área Chihuahua Centro

A la edad de 6 años probé mi primer trago de alcohol al lado de mis vecinos, desde ese momento no dejé de tomar, y debido a eso fue que en muchas ocasiones me llamaron la atención en mi escuela, por lo que terminaron por correrme de varias escuelas.

Mi madre me dijo que ya no me inscribiría en ninguna y me dio mucho gusto su decisión, pues sentía que podría hacer lo que yo quisiera.

Beber alcohol generó en mí una vida ingobernable, caí en la cárcel repetidas ocasiones. Y un día decidí ir a un grupo. Al escuchar a los compañeros, me di cuenta de que sus relatos tenían mucho que ver con lo que me había pasado. Vi que había quien me pudiera ayudar, debido a que esas personas habían tenido un gran cambio gracias al programa de los Doce Pasos.

Me dijeron que si me lo aplicaba, con el tiempo llegarían algunos logros a mi vida, y tenían mucha razón, porque gracias a su apoyo logré conseguir empleo, cosa que nunca había tenido, dejé el alcohol y conocí a quien, hasta la fecha, es mi pareja, con quien he llegado a construir una casa y una bonita relación.

En Alcohólicos Anónimos entendí que era alcohólico porque me hacía sentir bien y me hacían olvidar que mi vida era extremadamente diferente a la de muchas otras personas y me liberaba de mis miedos.

Gracias a los compañeros, me e motivado a cambiar lo malo en mí. Hoy, al salir de una sesión, siempre voy tranquilo, no importando los problemas que traiga. Ser parte de un grupo de Alcohólicos Anónimos, me hace sentir mucha paz; es el lugar donde mejor me siento, porque consigo una mejor conexión con mi Poder Superior, lo que me ha generado una mejor vida para mí y para los que me rodean.
Las cosas de Alcohólicos Anónimos son sagradas Las cosas de Alcohólicos Anónimos son sagradas
Horacio
Área Oaxaca Costa

Mi servicio con la revista “Plenitud AA” me ha permitido conocer todo tipo de experiencias y reflejarme en ellas, relacionarme con personas y motivar la suscripción.

Un buen día se me olvidó cerrar la vitrina donde tenía el dinero de las rifas que hacía en el grupo. Mi sorpresa fue que me habían robado el dinero. Mi padrino me dijo que había sido alguien del grupo, que no dijera nada, que por acciones como ésa iba a volver a beber el compañero. Al tiempo, quien lo hizo compartió en tribuna que lo había gastado en cigarros y más tarde volvió a beber.

Entendí que las cosas de Alcohólicos Anónimos son sagradas; por eso, a mí me es grato informar que mi grupo cada quien toma una revista, como parte de la responsabilidad y compromiso, y la obsequiamos en las cárceles, peluquerías, oficinas; en cualquier lado donde pueda servir como trasmisión del mensaje de Alcohólicos Anónimos, pues estamos conscientes de que la revista “Plenitud AA” ayuda a salvar vidas, y de eso ¡somos responsables!

Plenitud Digital AA ...