Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
April 2 April 4
3 April 2020
Title Time Description
Aceptarme a mí mismo y a los demás Aceptarme a mí mismo y a los demás
Cuitláhuac
Área Tabasco Centro

Tomaba esporádicamente cuando se presentaba la oportunidad y poco a poco comencé a hacerlo más seguido, hasta que finalmente en un periodo relativamente corto me convertí en un borracho conocido por mi comunidad.

El consumir alcohol se convirtió en una rutina, tomaba en cualquier momento, cualquier día, por cualquier motivo, esto me ocasionó problemas en mi vida, ya nadie me soportaba. Mi padre al verme llegar alcoholizado optaba por llamar a la policía para que me guardaran, en esas noches de espantosas borracheras me convertí en huésped “distinguido” de la cárcel pública.

Perdí la vergüenza, la dignidad, el control de mi vida, era un vasallo del señor alcohol. Mi madre sufría la pérdida de su hijo, convertido en una escoria, en un fracasado, inútil y sin objetivos, resentido con los que no bebían.

Después de mucho buscar la forma de dejar de beber, un amigo que era alcohólico anónimo me pasó el mensaje y me llevó a un grupo, donde había unas personas que ya no tomaban. Me dieron un fuerte aplauso y un sincero recibimiento, me gustó la forma en que me trataron, esto me ayudó a quedarme, ya que me regalaron sus experiencias y me vi reflejado en mis compañeros.

Actualmente vivo el programa de Alcohólicos Anónimos sirviendo en un comité auxiliar en mi distrito, esto es una experiencia inolvidable, porque me da la oportunidad de ser útil, mostrar mi agradecimiento a un programa que me salvó la vida. Además de que la recuperación la practico con mi familia, en el trabajo y en la sociedad.

He logrado en Alcohólicos Anónimos la satisfacción de ser libre, voy a donde quiera, sin la necesidad de beber, he cultivado la humildad de espíritu, he dejado los rencores y resentimientos, pero sobre todo he aprendido que la forma para ser feliz es aceptarme a mí mismo y a los demás.

Estoy contento con lo que tengo y no sufro por lo que no tengo; estoy en paz conmigo mismo y trato de estarlo con los demás.
Ahora valgo Ahora valgo
Irma O.
Área Oaxaca Centro

Antes que iniciara mi carrera alcohólica, era una mujer alegre, pero muy corajuda con mis hijas. Me gustaba mucho mi trabajo, me preocupaba por mi familia, por mi casa; aunque estaba lejos de mi tierra, les hablaba por teléfono y los visitaba.

Nunca pensé que me iba a volver alcohólica, ya que yo detestaba a los borrachos.
Inicié de manera social, con mis compañeros de trabajo; me fui adentrando cada día más y más en mis borracheras, al grado de que me olvidé de mi esposo por estar con mis amistades del trago. Descuidé a mis hijas y a mi trabajo, asistía pero no lo hacía con ganas, sólo por inercia. De mi casa ni hablar porque sólo la ocupaba de hotel.

Un día sentí que ya no podía seguir viviendo así, tenía un infierno tanto para mí, pero lo más duro, para mis 2 hijas. Sentía que estaba a fuerza en mi trabajo e iba para abajo; siendo una mujer que decía que siempre se tenían que hacer las cosas bien; Irma se perdió, se hundió, se olvidó de ella y la dominó el alcohol.

Gracias a mi hija que tanto insistió, llegué al grupo de Alcohólicos Anónimos en el que hoy milito y estoy empezando a tener fe. Creo nuevamente en Dios y estoy luchando por ser una nueva Irma. Estoy armando mi rompecabezas que se deshizo. Le doy gracias a los compañeros que me recibieron esa noche. Ahora me miro en el espejo y sonrío. Irma empieza a decir: “valgo nuevamente”.

Plenitud Digital AA ...