Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
May 21 May 23
22 May 2020
Title Time Description
Promesas cumplidas Promesas cumplidas
Mary G.
Área Campeche Sur

Llegué al grupo el 18 de junio del 2002, invitada por mi exesposo, pues él ya militaba en Alcohólicos Anónimos. Me di la oportunidad de conocer y aceptar mi alcoholismo, con la ayuda de mis compañeros. Tuve que dejarme guiar pues tenía 3 hijos en edad escolar, a los cuales, les estaba destruyendo la vida por mi forma de beber y la irresponsabilidad de mis actos.

Fui aceptando el programa poco a poco pero lo que me mantuvo firme fue entregarme al servicio, sin reservas, y a pesar de todas las complicaciones, pues siendo madre, trabajadora, y servidora era difícil.

Sin embargo, nunca dije “no” al servicio. Con la práctica del programa y con apadrinamiento he logrado superar mis temores e inseguridades, confiando en Dios, como yo lo concibo.

Hoy, gracias a todo lo anterior, tengo servicio y las palabras de mi padrino: “tus mejores días están por venir”, mismas que se han cumplido.
Tercer Legado con todo su esplendor Tercer Legado con todo su esplendor
Raúl P.
Área DF Sur

Cuando llegué al grupo, en mi mente sólo existía una palabra: recuperación. Creía que el servicio era para aquellos alcohólicos que no querían cambiar, que su recuperación no tenía tanta importancia o que se preocupaban en buscar cierto prestigio y poder.

Hasta que un día, por mi propia necesidad, tuve que enfrentarme a mi negativa. Un compañero de otro grupo me motivó a participar como secretario en el comité de Literatura del 2° distrito y reconozco que se abrió para mí un mundo nuevo dentro de Alcohólicos Anónimos. Tener que asimilar y aprender pero, sobre todo, aplicarme ciertos principios, me llevó a tener conciencia sobre lo que realmente era la recuperación de un alcohólico: vivir los Tres Legados de nuestra Comunidad.

Escuchando al padrino, comprendí que debía buscar aquello que por causas destino no había podido encontrar. Y gracias a todo esto, he podido controlar mis impulsos hacia aquellos compañeros que gustan de ver como inferiores a otros. He aprendido a conocerlos, aun con sus defectos y debilidades.

Hoy puedo decirles y, sobre todo, sugerir que no rechacen lo que no conocen. Hoy vivo el Tercer Legado a todo su esplendor, porque hoy entiendo que sin la pasta, un buen libro no se conservaría, aun estando maltratado y olvidado.

Plenitud Digital AA ...