Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month
May 29 May 31
30 May 2020
Title Time Description
Nunca es lo mismo Nunca es lo mismo
Juan José G.
Área Puebla Uno

Al principio pensaba de las juntas que siempre era lo mismo, pero es que llegué a Alcohólicos Anónimos con una visión que no iba más allá de mi nariz; todo era blanco o negro.

Estaba convencido de que era un gran analista y de que tenía la verdad absoluta en todo lo que decía. Mis afirmaciones eran totalitarias, sin aceptar ni escuchar otros comentarios o puntos de vista.

Pero con el paso del tiempo me di cuenta de que cada una de las juntas del grupo tiene momentos, detalles y frases que son muy importantes para mi recuperación; por ejemplo, la frase: “en Alcohólicos Anónimos no te garantizamos llevarte al cielo, pero sí sacarte del infierno en el que vives”.

Esta frase ha sido la columna vertebral en mi recuperación, ya que cuando tengo dudas o problemas, y aparece esa obsesión por beber, esta frase me recuerda rápidamente de dónde vengo y a dónde estoy ahora, reprimiendo inmediatamente esa obsesión. En cualquier junta puedo escuchar cualquier frase que se convierta en un pilar para mi recuperación.

En una ocasión, tuvimos la fortuna de recibir a más de 25 compañeros que venían de Cancún para ir a Zapopan, a su XXXVI Reunión Nacional de Oficinas Intergrupales. Pudimos compartir estar en unidad, con la alegría y la energía que los alcohólicos tenemos en los viajes con nuestra Comunidad, ya que a pesar de que los compañeros llevaban más de 24 horas de camino, tenían esa energía.

Hoy he aprendido que nunca es lo mismo en Alcohólicos Anónimos, si aprendo a recibir abiertamente todo lo que nuestra hermosa Comunidad me da.
Tres esquinas adelante Tres esquinas adelante
Fernando A.
Área Michoacán Dos

Recordar lo que me sucedió hace años, sin entender lo que me pasaba adentro, el problema que ya tenía y no querer dar cuenta que mi manera de beber estaba fuera d econtrol.

Pensaba que iba a ser una persona diferente que mi padre, mis tíos o mis vecinos. Empecé a beber con una botella de vino, sin notar que mi alcoholismo iba en progreso. Poco a poco, comencé a tener problemas de todo tipo, con mi familia, con la sociedad, conmigo mismo. Fui perdiendo todo y no encontraba la solución: vivía en soledad.

Un día, caminando sin rumbo, me detuve en un cruce. Tres esquinas adelante había una luz y conforme me fui acercando vi que se trataba de un grupo de Alcohólicos Anónimos. Pasé, me senté y me dieron información, me aplaudieron y me sentí bien. Había encontrado la solución a mi problema y no me equivoqué; desde ese día hasta hoy, sigo sin beber alcohol.

Plenitud Digital AA ...