Bienvenido anonymousSettings Log in

EXPERIENCIAS DIARIAS

Search View Month View date

Mis 2 enemigos

Edición: Plenitud AA
Categoría: M
Publicar: 23 Mar 2020 - 23 Mar 2020
Fecha: 23 Mar 2020 at 10:01

Mensaje
Plenitud AA ...

Mis 2 enemigos
Adrián L.
Área Jalisco Centro

Nací en una familia disfuncional. Fui hijo único y tuve la protección de toda mi familia. Mi madre tenía ilusiones en mí y yo soñaba en salir adelante con ella; así como mis familiares, tener un futuro mejor.

Conocí el alcohol y las drogas en una fiesta en la secundaria. La emoción que sentí al pertenecer a algo, me hizo escapar a ese sentimiento de inferioridad que tenía.

Pasó el tiempo y entré a la universidad, donde conocí a una chica que fue como una motivación para seguir adelante; la amaba pero lo que no sabía era que estaba poniendo mi vida al cuidado de 2 poderosos enemigos: el alcohol y la codependencia.

Me fui alejando poco a poco de mi familia, de mis amigos y de mis compañeros. Todo me irritaba, tenía que beber para soportar las exigencias de mi pareja. Ya nada era lo mismo. Sólo quería estar a su lado y seguir consumiendo. Cuando menos me percaté ya estaba en condiciones muy lamentables.

Mi pareja se había ido con alguien que sí le demostró seguridad; mis sueños universitarios se habían ido. Mis amigos se alejaron y yo era un estorbo en casa. Cuando vi mi condición, me hinqué y dije: “Dios mío, ayúdame, ya no puedo seguir así”. Y entonces vino a mi mente la primera vez que conocí un grupo. Me levanté y fui a ese lugar. El que es mi padrino ahora me recibió y me dijo que ya no estaba solo, que mis problemas eran también suyos.

Durante un mes tuve un periodo de locura, hasta que llegó la oportunidad de ir a la convención nacional del Estado Azteca, en el 2011. Ahí, pude comprobar que hay miles de personas como yo que pasaron por cosas similares y que estaban en la búsqueda de la felicidad. Pero vi también que podíamos llevar entre todos la esperanza a otras personas, de que sí hay una solución y entendí que lo que decía mi padrino era verdad: “ya no estás solo”.

Desde entonces no he vuelto a beber y sigo buscando más años de sobriedad.


Plenitud Digital AA ...